Translate

viernes, 19 de julio de 2013

Clases de Celulitis

Existen estudios que indican que más del 85% de las mujeres tienen que convivir con la celulitis durante su vida. Veamos pues, de manera objetiva, algunas cuestiones sobre esta afección mayoritariamente femenina.

Clases de celulitis


Cuando hablamos de celulitis solemos referirnos a la apariencia que la piel tiene al quedar atrapados bajo ella depósitos grasos. Depósitos que le dan un aspecto arrugado y con hoyuelos, como los que presenta la piel de las naranjas o el requesón y que no es un aspecto agradable a la vista.

Se presenta principalmente en la zona abdominal, en los muslos, vientre, caderas, rodillas, nalgas y brazos y podemos encontrar tres clases de celulitis.

Clases de celulitis

Se pueden distinguir tres clases de celulitis:

  1. No hay síntomas médicos, pero hay un cambio anatómico claro al examinar el cuerpo en la consulta.
  2. La piel se ve pálida y falta de elasticidad, además de presentar evidencias del cambio anatómico comentado en el punto anterior.
  3. A los dos puntos anteriores se suma que la celulitis presenta una textura gruesa.
¿Qué causa la celulitis?

Entre los muchos factores que influyen en la acumulación de la grasa que origina la celulitis, los más importantes son:

Hormonas

El estrógeno y la progesterona (hormonas femeninas), determinan la cantidad y localización de las células de grasa en el cuerpo. El estrógeno favorece la acumulación alrededor del pecho, los muslos y las nalgas, mientras que la progesterona aumenta la retención de líquidos, provocando así el aumento de peso y, por tanto, que la situación empeore en lo que a la celulitis se refiere.

Clases de Celulitis

Genética

La genética es un factor determinante en lo propenso que un cuerpo es a desarrollar las condiciones que favorecen la aparición de la celulitis, como que tenga un mayor número de células grasas, peor circulación sanguínea y vasos linfáticos y venas más débiles.

Estilo de vida

Un estilo de vida poco saludable incrementará las opciones de aparición de la celulitis y que ésta presente con más rapidez un aspecto desagradable. Esto se debe a que con un estilo de vida sedentario se ven afectados la circulación sanguínea, las venas y el sistema linfático, produciendo un aumento de peso que agrava, aún más si cabe, el problema de la celulitis. De la celulitis no se libran las personas delgadas tampoco, pero son las personas obesas las más propensas a sufrir este problema pues en estos casos (personas obesas y con sobrepeso) la grasa empuja hacia afuera la celulitis de la piel y empeora aún más el aspecto, volviéndola más desagradable.

Celulitis en los brazos

Tabaco

Hoy en día conocemos los aspectos perjudiciales para la salud de este hábito, pero pocas fumadoras caen en el hecho de que los productos químicos presentes en los cigarrillos producen daños en las venas y paredes capilares, disminuyen el flujo sanguíneo (y por tanto empeora la circulación) y que, como ya hemos visto, todas estas son causas que contribuyen y favorecen la aparición de la celulitis.

Estrés

Estar durante mucho tiempo sometidos a estrés hace que nuestro cuerpo acumule grasas en las zonas del estómago, muslos, caderas y glúteos.

Hay mucha gente que da por perdida de antemano la batalla contra la celulitis por que consideran, erróneamente, que ésta no tiene tratamiento posible y que les acompañará toda la vida. La celulitis se puede eliminar. Independientemente de la causa que provoque la aparición de la celulitis, ésta puede ser un compañero de viaje desagradable para muchas mujeres y para algunos hombres. Por ello, se ofrecen multitud de métodos que pretenden ayudar a las personas que sufren su compañía.

Lo realmente importante es saber elegir el tratamiento más acorde para combatir y eliminar nuestro problema de celulitis. Entre los tratamientos que se pueden encontrar están:

Tratamiento quirúrgico: Una operación, por pequeña que sea, siempre supone un riesgo, como el poder coger algún tipo de virus hospitalario, sufrir algún error médico o algún tipo de problema inesperado que pueda provocar daños irreparables o incluso la muerte. Además, suponen un desembolso económico que no todo el mundo se puede permitir.

Cremas: Normalmente compuestas de productos químicos que no sabemos cómo nos van a afectar y que pueden producirnos algún tipo de reacción alérgica. Tenemos que informarnos muy bien antes de elegir una crema u otra para evitar acabar en el hospital con un problema peor que la propia celulitis.

Pastillas anticelulitis: Los productos químicos no los empleamos sobre la piel, sino que directamente los ingerimos, con lo que llegan antes al organismo por lo que en caso de alergias las reacciones serán más fuertes. Debemos estar atentos siempre a lo que diga en el prospecto sobre posibles efectos secundarios y no ingerir pastillas porque le hayan ido bien a algún conocido. Cada persona es un mundo, por tanto, pide consejo antes a tu médico o farmacéutico.

Aparte de los inconvenientes que hemos visto, todos estos tratamientos suponen un desembolso económico dedicado exclusivamente a este problema que no todo el mundo puede asumir. Por tanto, parece razonable buscar algún tratamiento que sea 100% natural y que no suponga un mayor esfuerzo a nuestra economía.

Ese tipo de tratamiento 100% natural, económico, seguro y que garantiza resultados independientemente de las clases de celulitis que haya que tratar lo puedes encontrar siguiendo este enlace.

Se despide hasta el próximo artículo tu amiga:

Firma Sophia photo Firmasophiaaguilera_zps7bae5842.png

Imagen Sophia photo sophiaaguilera87x131_zpsb2cb6874.jpg

Suscríbete